Puerto de Santa Maria

El Puerto en calmaVista de la plaza de toros del puerto santa maria

Desde que puedo recordar vengo escuchando eso de “quien no ha visto toros en El Puerto no ha visto toros” que pronunciara Joselito el Gallo. Y eso, que es lo que a todos se les viene a la cabeza sobre la ciudad, amenaza con eclipsar lo demás.
El Puerto es la única de las poblaciones de la Bahía que tiene desplazada las playas de su centro histórico lo que le confiere su principal virtud: que si no te gustan los “baños” tienes otras veinte mil cosas que hacer alejadas del incordio veraniego y, si aún no es bastante, en nueve minutos el tren te deja en el centro de Jerez o en veinte minutos en Cádiz.
Aunque para visitar ésta, mejor utilizar el “Vaporcito” que lleva más de 80 años haciendo el trayecto a la velocidad justa, disfrutando de la brisa marinera y abandonando las prisas por llegar rápido.
Junto a los ya mencionados toros la actividad del Festival de Teatro de Comedias Muñoz Seca también marca la actividad veraniega.
El otro gran atractivo de El Puerto es su gran oferta gastronómica de bares y tabernas pero también de restaurantes estupendos como El Faro o El Laúd. Y sus bodegas donde conviven grandes marcas como Osborne con grandes secretos como Obregón. Y todo ello entre paseos por la Ciudad de los Cien Palacios, como fue conocida por el esplendor de sus construcciones del XVII y XVIII.
La tranquilidad marca la vida en esta ciudad, solo rota por un imposible tráfico que hace inviable llegar al centro a horas puntas de la mañana y la noche.
El Puerto, como buen gaditano, se rinde ante la embaucadora personalidad de sus vientos, ante lo agradable de una noche de levante, ante el irresistible paseo de un medio día de poniente…
Y la sal que te envuelve en sus playas también ha impregnado el carácter de su gente…aquí todo es puro salero en el más amplio significado de la palabra.
Y la luz. No sabría elegir entre la cegadora e imponente luz de su amanecer y la rojiza y calmada retirada del sol de sus tardes. El Puerto, es la historia, la luz, la sal, la brisa, el azul…la calma.