Sanlúcar de Barrameda

El estratégico enclave, en el puerto natural que forma la desembocadura del río Guadalquivir, frente a una de las principales reservas naturales del continente europeo, el Parque Nacional de Doñana ya desde tiempos muy remotos era lugar en el que marineros comerciantes realizaban intercambios comerciales.

La estratégica situación de Sanlúcar de Barrameda, en la vía de comunicación comercial entre el puerto de Sevilla y el continente americano influyó crucialmente en la historia de la ciudad. La importancia mercantil del puerto de Sanlúcar, convirtió a la ciudad en residencia de comerciantes y en lugar de partida de numerosas ordenes religiosas que evangelizaron el Nuevo Mundo, edificándose singulares palacios y conventos.

El municipio cuenta con unos de 65.000 habitantes, por tratarse de una ciudad turística y vacacional durante el verano la ciudad y sus urbanizaciones aledañas se ven incrementadas en varios miles de personas más. La evolución de la población ha sido de un incremento moderado a lo largo del último siglo.

Es en la actualidad una ciudad muy turística que se destaca por su buena gastronomía, por el flamenco y por las famosas carreras de caballos que se organizan en sus playas.

Esta ciudad ha sido declarada conjunto histórico-artístico.

Ya en época histórica se tienen datos de la existencia de una fortaleza musulmana  ‘El Castillo de las Siete Torres’ que defendía la desembocadura del Guadalquivir. Guzmán el Bueno tomó posesión de dicha fortaleza y de la villa en 1297,  donación del rey Sancho IV por sus servicios durante la Reconquista. Desde este momento y hasta 1640 los Guzmanes ostentaron el señorío de la Villa, siendo sus descendientes los Duques de Medina Sidonia.

Siguiendo la ruta del Barrio Alto Histórico, se hace un recorrido a través de la historia más antigua del centro urbano de Sanlúcar. Los edificios de carácter señorial se ubican en este núcleo de población de tradición agrícola y bodeguero.

 Los edificios institucionales y religiosos más importantes se ubicaron en la zona alta aunque el desarrollo comercial de Sanlúcar, tras el descubrimiento de América, favoreciese la ampliación urbanística hacia el litoral, construyéndose el Barrio Bajo.

FERIAS Y FIESTAS

- Carreras de caballos:  en Agosto. Declaradas “Fiestas de Interés Turístico Internacional”. se celebran en la playa, son uno de los acontecimientos más relevantes del ámbito deportivo trascendiendo también como interés festivo, turístico, cultural, etc. Cada tarde se celebran varias carreras, siempre durante la bajamar, que corresponden a diferentes premios. Las Carreras tienen lugar en la playa de Sanlúcar y su acceso es libre y gratuito.

Su origen se da en 1845 cuando los comerciantes del pescado hacían carreras por la playa para llegar a la lonja y vender primero el pescado . Y hoy en día son las más sorprendentes y antiguas de Europa.

Gastronomía

La calidad de sus productos, del mar y del campo y la elaboración tradicional de cada uno de ellos, convierten a Sanlúcar en destino perfecto para los que tengan un buen paladar.

Para conocer la amplia oferta gastronómica que ofrece la localidad nada mejor que tapear por los bares del centro, el Bajo de Guía o el puerto pesquero.

Comer en el Bajo Guía, aporta el sabor de los pescados frescos y los platos de elaboración marinera.

Y si todo ello lo acompañamos con los mejores vinos, ya que Sanlúcar como; Moscatel, Pedro Ximénez o Amontillado, aunque la Manzanilla es la protagonista ya que sus bodegas están consideradas como “catedrales del vino”. Sanlúcar está amparada por la Denominación de Origen.

Actividades

Sociedad de Carreras de Caballos: Es la encargada de organizar cada año las Carreras de Caballos en la playa y además durante todo el año imparte clases de equitación.

Dirección: Avda. de las Piletas.

Deportes náuticos
Puedes practicar la vela, el piragüismo y el windsurf. De todos ellos se pueden recibir clases en cada uno de los clubes náuticos de Sanlúcar.

Cursos durante todo el año para la práctica de vela.
Dirección. Avenida de Bajo de Guía s/n.
 

Deportes al aire libre
Otro de los grandes atractivos turísticos de la zona, gracias a las magníficas instalaciones es la práctica del golf,  el buen clima permite su práctica casi todos los días del año.
Para los amantes del golf, recomendamos “Sanlúcar Club de Campo”, en una de las zonas más bonitas del municipio, en unas colinas desde donde se puede ver la desembocadura de Guadalquivir y el Parque Nacional de Doñana, mientras jugamos al golf.

Si queremos descubrir los alrededores, una buena opción es visitar el Parque Natural de Doñana, el recorrido se puede hacer en todoterreno o en barco, a pie o en bici. De cualquier manera el visitante disfrutará de toda la riqueza natural que ofrece el entorno.

Una amplia gama de posibilidades deportivas gracias a su situación geográfica que permite la realización de todo tipo de actividades.

Las playas 

Un atractivo turístico, donde cada año convoca a un gran número de visitantes, además del entorno paisajístico que ofrece Doñana.

A lo largo de unos seis kilómetros de playas de arena fina y dorada, Sanlúcar de Barrameda dispone de cuatro playas.

La Calzada, la playa principal de Sanlúcar, y se sitúa paralelamente al Paseo Marítimo. Es aquí donde se celebran las famosas carreras de caballos en la arena, todos los fines de semana de agosto.

Bajo Guía, actualmente utilizada como varadero de embarcaciones pesqueras y deportivas, Con el Parque Nacional de Doñana justo al frente y a un lado los restos del que fue puerto pesquero de Sanlúcar.

En esta playa es donde embarcan los peregrinos de varias hermandades de la provincia cuando van para el Rocío.

Las piletas, Es una pequeña cala con un espigón natural de rocas marinas, el cual es visible en bajamar y sirve como vivero de natural de crustáceos y moluscos. Termina la playa en el promontorio llamado del ‘Espíritu Santo’ nombre que recibe de un antiguo castillo ya desaparecido

La Jara,  esta zona de playas se encuentra en mar abierto. Situada en una zona residencial.

Sanlúcar, sin duda una ciudad llena de oportunidades, además del espíritu amable de sus habitantes, harán que el visitante se encuentre como en casa.